Iniciar sesión
¿Recuperar password?
Carrito

INCUBADORA DE FOTOLIBROS 2016-2017: UN RELATO DE LA EXPERIENCIA

“Los fotolibros nos abren nuevas ventanas al mundo, a través de las cuales queda mucho por descubrir. Para los académicos, los que hacen imágenes y libros, pero sobre todo todos los receptores. Qué podría ser más lógico que dedicar un museo al fotolibro”

 

Christoph Schaden, Colonia. Miembro del Comité de Asesores de The PhotoBookMuseum, creado por Markus Schaden.

 

Un cambio de paradigma en la fotografía

 

Desde los principios del milenio, el fotolibro se ha convertido rápidamente en la forma central de expresión en la fotografía. Gracias a la tecnología digital, han sido publicados más fotolibros en los últimos diez años que antes. El medio del libro ha sido ampliamente desarrollado como un instrumento para difundir el conocimiento de una forma artística autónoma. Una nueva generación de fotó-grafos, curadores, historiadores, coleccionistas y editores ven al fotolibro como un tipo de Esperanto visual.

 

El fotolibro como una exposición móvil

 

Los fotolibros pueden ser cosas complejas. Son más que solo libros de fotos. Hacen una declaración artística. El editor decide la selección y secuencia de las imágenes y determina su tamaño y diseño. Lo que también es importante es la combinación de la tipografía, los elementos gráficos, el papel, el encuadernado y la portada. Una vez que un fotolibro ha sido impreso, su composición no puede cambiarse.

Para los autores, el fotolibro es una garantía de que su intención como creadores se mantendrá como ha sido desarrollada por ellos, dónde sea que los libros sean vistos. Además, es mucho más simple y menos caro que un compacto fotolibro viaje, que una exposición entera. Visto de esta manera, un fotolibro es una exposición móvil.

Markus Schaden, Alemania – invitado al Programa HYDRA + FOTOLIBROS 2017

 

 

En 2016 en Hydra + Fotografía iniciamos el primer ciclo de INCUBADORA DE FOTOLIBROS como un espacio de reflexión, aprendizaje y experimentación sobre el fotolibro. Un grupo de 17 autores inició esta aventura de más de un año en la que trabajaron con ocho editores, diseñadores y autores de diferentes países.

El diálogo y trabajo con invitados con muy diversas formas de trabajo aportó un panorama mucho más rico y abierto de lo que imaginábamos. Cada uno de los editores invitados ha desarrollado en los últimos años una propuesta editorial original y con un perfil bastante claro, dando como fruto libros extraordinarios en los que la unión de forma y contenido expande de maneras sorprendentes las posibilidades que ofrece el libro como soporte.

La propuesta pedagógica parte de acompañar a los participantes en el desarrollo de sus proyectos de forma individual, considerando que cada uno se encontraba en una fase diferente de su proceso. Las clases grupales con tan distintos editores, quienes tienen una visión en muchas ocasiones completamente diferente sobre cada proyecto, buscaba que los participantes tomaran consciencia de esta diversidad en los puntos de vista, y los ayudara a encontrar su propia visión, potenciando su proyecto.

Los proyectos de los participantes son muy variados en todos sentidos, y el proceso de cada uno ha sido singular. Dado que este modelo de programa de talleres es nuevo y los profesores son de diferentes procedencias y maneras de trabajar, algunos de los factores eran poco predecibles. La secuencia de talleres funcionó como se esperaba: como un detonador de la reflexión y la producción, en la mayoría de los casos, articulando una secuencia coherente que fue potenciando la construcción de los proyectos.

Dedico esta entrada de blog a una breve narración sobre el proceso de Incubadora 2017 e incluyo algunas citas de los participantes.

Para mi la incubadora ha sido una experiencia de transformación. Transformación de un proyecto a través de un proceso de aprendizaje con grandes tutores e invitados expertos en el tema. ¡Gran experiencia!

Claudia Hans

 

Iniciamos con el panorama de la historia del fotolibro desde la perspectiva del curador e historiador Horacio Fernández, quien nos llevó por un recorrido por los libros más interesantes de las últimas décadas.

Ramón Reverté, editor de una de las mejores editoriales de fotolibro contemporáneo, brindó su experiencia y una muy dinámica manera de abordar los libros tanto formal como conceptualmente, dando además un amplio panorama sobre el mundo del fotolibro como una manera idónea de mostrar y circular la obra fotográfica.

Ramon Pez fue una increíble sorpresa. Su forma de abordar los libros, la imagen, desde la perspectiva del diseño y la edición es particularmente enriquecedora. Director artístico de la revista Colors, Pez nos compartió una forma de trabajo colaborativo en el que el diálogo y la investigación son el centro del proceso de conceptualización del libro. Su manera de ver y trabajar con la imagen con gran libertad, experimentando con formatos, soportes, materiales de manera vertiginosa, a ratos alucinante, a ratos lúdica, y siempre sorpresiva. Formado en Fabrica, laboratorio de experimentación de Colors en Italia, Pez, como Bruno Ceschel (quien vino después), tiene con una larga experiencia en conceptualizar libros desde el trabajo colaborativo, perspectiva especialmente enriquecedora.

Después, el rigor y compromiso de Gonzalo Golpe, editor con larga experiencia, quien confrontó a los participantes, llevándolos a reflexionar sobre el contenido y la forma de sus proyectos. Golpe ha sido uno de los propulsores del fotolibro en España, desarrollando muchos de los más importantes proyectos editoriales de los últimos años y trabajando con autores que sin duda han transformado el fotolibro en España.

Bruno Ceschel, director de Self Publish be Happy, una de las editoriales que han sido clave en el desarrollo de la escena del fotolibro independiente en el mundo, nos presentó un panorama donde el fotolibro se suma a una nueva mirada sobre la imagen que abarca no solo en fotolibros, nuevos medios, experimentación con la tecnología, el performance y la realidad aumentada.

La experiencia en incubadora a sido el poder experimentar con diversos materiales y el formato del fotolibro para transformar un proyecto fotográfico mediante la experiencia de diversos tutores para generar una historia impresa.”

Rogelio Séptimo

 

Verónica Fieiras nos adentró en su universo de libros donde la factura y la impronta de la acción de hacer el libro son particularmente importantes. Chaco es una editorial con un sello muy particular, que aborda contenidos políticos y sociales en fotolibros donde la intervención del artista y la editora los convierten en objetos casi únicos. Trabajó con los participantes ayudándolos a entender que los libros se construyen con las manos, copiando, pegando, mirando, y así entendiendo el libro en la misma acción de construirlo. Esto aportó en la mayoría de los casos la libertad de entender que es posible hacer un libro con pocos recursos y que es fundamental ver la pieza materializada, para poder avanzar en su conceptualización.

En contraste, Timothy Prus narraba en fantásticas historias los libros que han nacido de la intervención de artistas de materiales de la alucinante colección de más de ocho millones de imágenes del Archivo del Conflicto Moderno, llevándonos por la historia, la imaginación y la construcción de narrativas de contenido social, político o fantástico, desde la edición como materia de trabajo.

La experiencia del taller Incubadora de fotolibros fue realmente indescriptible. Cada taller, cada tutor nos fue nutriendo de su particular punto de vista nuestros proyectos. Llegué con una maqueta en su momento muy armada. No pensé que pudiera hacer grandes cambios. Hice 7 maquetas más, muy distintas entre si hasta llegar a la final. El equipo y los compañeros formamos un contenedor que en su experiencia, saco lo mejor de cada proyecto.

Veronique Chapuy

 

Alfonso Morales, curador, editor, escritor, es una de las miradas más extraordinarias de México sobre la imagen, el libro, la obra. Su mirada sobre los proyectos, abrió a cada autor una perspectiva de las capas de significado que se desprenden de la obra, profundizando en su lectura a niveles que devuelven al autor la riqueza de su propio trabajo que difícilmente podría descubrir sin ese extraordinario ojo externo y cargado de experiencia e información.

Matthieu Charon y Rémi Faucheaux de la editorial francesa RVB Books, trabajaban juntos en los talleres en total sincronía como equipo de edición y conceptualización de los libros de los participantes. Creadores de este sello editorial particularmente experimental y con una dirección marcadamente conceptual, su manera de abordar la imagen tenía una libertad muy particular, desprendiendo a la fotografía de cargas innecesarias, y convirtiéndola en imagen que construye una obra. En esta fase del proceso, su forma de trabajo resultó especialmente dinámica, acelerando el proceso de edición y de dar forma a los libros.

Eclosión, resignificación,  destrucción, enfrentamiento, es la fragmentación en la narrativa, es el encuentro de papel e historias, es la imagen y el olvido, es el diálogo y el proceso, son las inseguridades reafirmadas, este es el proceso vivido, hilado en la construcción de los fotolibros durante un año de desgastes y placeres, esto es, fue, continua con las palabras y las imágenes, incubadora cimentó el diálogo de creaciones paralelas.

Bruno Bresani

 

Finalmente, Miguel Ángel Esteban y José Antonio Roldán, de la reconocida Imprenta Artes Gráficas Palermo, ofrecieron un exhaustivo panorama de las enormes posibilidades de los procesos de impresión, materiales, acabados, formatos, que hacen posible que los fotolibros den forma a las ideas de los autores. Esta imprenta, una de las mejores del mundo, se ha caracterizado por apoyar a los autores de muchos de los fotolibros que se han publicado en el floreciente mundo del fotolibro español de los últimos años. Y es este panorama de autores experimentando con el libro, la impresión, como centrales a la conceptualización de los libros, lo que ha logrado que las imprentas se adentren en la exploración de la enorme cantidad de posibilidades que el libro puede ofrecer a los artistas para la creación de su obra.

Incubadora de fotolibros es un laboratorio de ideas, donde la experimentación y la libertad en el desarrollo de proyectos editoriales provoca que se construya un proceso lleno de preguntas que enriquecen tanto a la obra misma, como al autor.

Orlando De La Rosa

 

A lo largo de todo este proceso, ha sido clave el acompañamiento de José Luis Lugo, uno de los más reconocidos diseñadores mexicanos. José Luis se involucró con pasión en este proyecto, poniendo toda su larga experiencia a la disposición de los participantes, pero sobre todo, con el interés de aprender de los invitados, y de enriquecer su forma de trabajo con el intercambio y el diálogo. Nos parece especialmente valioso que un diseñador con la larga experiencia de Lugo, tenga esta disposición para ampliar sus conocimientos y sumergirse en nuevas formas de trabajo e involucrarse con los participantes, sus proyectos y la aventura común de conceptualizar y materializar sus fotolibros en un proceso intenso y continuo.

Igualmente, la participación de Agustín Estrada, fotógrafo, especialista en impresión y procesos digitales, y uno de los mejores pre-prensistas de México, ha sido clave para comprender las necesidades técnicas para desarrollar un libro de calidad y comprender los procesos de trabajo imprescindibles para hacerlo posible.

El programa Incubadora de Fotolibros ha sido un espacio de aprendizaje y de experimentación, donde es absolutamente central el diálogo entre los participantes, la reflexión sobre los proyectos, el tema que cada uno aborda, las posibilidades que los materiales, procesos, soportes, formatos, etc ofrecen para construir una obra.

La apuesta es generar el marco que haga posible esta experimentación, y dónde los diferentes invitados aportan muy diversas e interesantes formas de trabajo, de ver la imagen y el libro, miradas desde otros ángulos, perspectivas que nos permiten aprender y probar nuevas maneras de dar cuerpo a una obra.

El fotolibro en la actualidad ofrece una manera particularmente interesante de compartir proyectos, de hacerlos circular a nivel internacional, y de experimentar nuevas maneras de construir una obra.

El Programa Hydra + Fotolibros busca generar un espacio donde el libro se aborde desde estas nuevas perspectivas, que sean coherentes a las necesidades de la fotografía contemporánea en México, en Latinoamérica y el mundo. Por ello, estamos creando una red internacional que permita a los proyectos circular de nuevas y más accesibles maneras, que nazcan de las necesidades mismas de los autores y las posibilidades tanto de contenido, como formales del libro.

Nos parece esencial que los fotolibros lleguen a diferentes públicos, sean accesibles para todo tipo de personas, y puedan circular por el mundo de la forma más eficaz. Y lo más importante para nosotros es lograr que sea más accesible para los autores publicar sus libros, encontrar nuevos esquemas de producción que faciliten su realización.

Ahora estos proyectos toman cuerpo en maquetas listas para ser impresas y cuando comprendemos el largo camino que hemos recorrido en este proceso. Lo central es que cada uno de los autores que ha llegado al final del proceso con un libro terminado, ha realizado un trabajo exhaustivo y singular para lograr concretar un proyecto a lo largo de este programa. La finalidad pedagógica del proyecto se ve más que superada en los increíbles resultados que nos parece que los participantes han logrado. Damos las gracias a todos y esperamos pasar a la siguiente etapa y publicar todos estos proyectos en fotolibros que se vean en todo el mundo.


Esperamos que Incubadora 2017 sea un proceso igualmente fértil y sorprendente. Los invitamos a participar y enviar su proyecto hasta el 26 de mayo. Nos interesa que participen autores que tengan un proyecto en desarrollo, o una idea sobre un fotolibro, de forma que el proceso en el programa les permita desarrollar su trabajo con el apoyo de los profesores invitados, y que puedan potenciar su obra a partir del proceso mismo de producción.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.